Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Artículo -
Publish in:El Cronista

Los secretos de los "ángeles" que bendicen a los emprendedores

 

​Una nueva forma de agrupar a los inversores ángeles se consolida en el país. Se presentan como una alternativa para estar cerca de los start-ups más innovadores y esperan seguir sumando miembros para potenciar el ecosistema local. Los secretos de su funcionamiento.


Existe en la Argentina un pequeño grupo de clubes de los que, todavía, se habla poco. Reúnen a un puñado de inversores con ciertas particularidades, que hacen apuestas de alto riesgo pero que, al final del día, no es solo el retorno lo que persiguen. Los clubes de inversores ángeles en la Argentina son, aún, difíciles de encontrar, pero de a poco se corre la voz sobre sus virtudes. Porque además de poner a disposición de sus miembros una oferta de emprendedores de alto potencial, permiten a sus integrantes participar de la cocina de las empresas que, en el futuro, se van a destacar por sus ideas, por la conducción de sus líderes disruptivos y por ser el semillero de grandes innovaciones.

En el país, según la Asociación Argentina de Capital Privado, Emprendedor y Semilla (Arcap), hay nueve clubes de este tipo, con la singularidad de que todos apuestan a proyectos con base tecnológica, aunque en diversos sectores. Su fin es ser el nexo que une a inversores ángeles –aquellos que aportan capital semilla a empresas en sus comienzos– con fundadores de startups. Pero más allá del objetivo financiero, ambas partes buscan nutrirse de la sinergia que generan estos entornos: “Es una actividad social, a fin de cuentas. El fin del inversor no es ganar más plata, si bien todos queremos que la inversión rinda lo más posible, pero la principal motivación es ver talento. Estar cerca de la innovación y no leer en el diario que Satellogic manda satélites al espacio, sino haber sido parte de que eso suceda”, explica Daniel Salvucci, director de Cygnus Angels Club. El club, que se creó en 2013 de la mano del fondo Cygnus Capital, participó en los inicios de la empresa fundada por Emiliano Kargieman, que puso en órbita el primer nanosatélite de la historia argentina. “Se trata de conocer gente interesante como Emiliano. Poner a disposición redes de contacto, experiencia profesional o simplemente reinventarse, darle una vuelta de rosca a su curva profesional”, resalta Salvucci.

Los ángeles son aquellos inversores que aportan su propio capital para proyectos en etapas tempranas. “Atrás de una gran inversión de Venture Capital siempre hay un inversor ángel que permitió que se llegara a eso”, asegura Juan Giner, director Ejecutivo de Arcap. Para un sector que viene en crecimiento y que en el primer semestre de 2018 registró US$ 115 millones levantados en capital emprendedor, el rol de los clubes de ángeles es importante porque funciona como puerta de entrada para muchos potenciales inversores que hacen que este número venga en crecimiento desde 2016, según la institución. “Es un buen camino para aquella persona que suele hacer inversiones tradicionales y le interesa el tema emprendedor pero no sabe por dónde empezar. Allí se genera comunidad, aprende del tema y se rodea de pares con más experiencia”, puntualiza Giner.

Las puertas de este club están abiertas a quien quiera sumarse, pero es cierto que, por más heterogéneos que puedan ser sus orígenes, sí se identifican tres patrones claros entre sus miembros. El primer grupo, y el que en general domina las membresías, lo integran los corporativos, en funciones o retirados, con un seniority alto. El segundo, suma a empresarios PyMEs con buen pasar económico que buscan diversificar su riesgo e innovar en proyectos que les resulten novedosos. Y, por último, emprendedores que supieron tener éxito con su startup y quieren cerrar el círculo invirtiendo en nuevos proyectos, un acto que, a la vez, les permite ser parte de un emprendimiento en sus inicios, pero sin todo el trabajo que involucra ser el fundador de uno.

Si bien siempre hay bemoles, el inversor ángel argentino suele ser hombre (apenas se registra un 5 por ciento de inversoras mujeres de este tipo) y se concentran en la ciudad de Buenos Aires y la provincia, según datos de Arcap. Pero eso sí, todos muestran gran capacidad de networking, una agenda nutrida de contactos y fuertes conocimientos de gestión. “Muchas veces los emprendedores buscan algo más blando que es la contención de apoyarse para tomar decisiones importantes en alguien que conoce el paño”, agrega Juan Martín Rodríguez, director del Club de Business Angels del IAE.

El del IAE la escuela de Negocios de la Universidad Austral fue punta de lanza en la materia. En 2005 nació de la mano de Silvia Torres Carbonell y un grupo de exalumnos que percibieron la falta de acceso a inversión, un factor que elevaba la mortalidad de los proyectos. Lo que hace el club, que se aplica a la forma de trabajo de todas las demás instituciones, es agrupar a los individuos que toman las decisiones de inversión. No actúan como un fondo, sino que cada uno a título individual decide en qué proyectos entrar, y pueden hacerlo solos o en grupo.

Otro caso es el de Emprear, una ONG con 17 años de trayectoria que promueve el desarrollo de emprendedores en etapas tempranas. Su club de ángeles nació en 2013 con el fin de colaborar en el financiamiento de quienes recién arrancaban el proceso. “Es un circulo virtuoso que se genera en la red. Hoy ya con cinco años de actividad tenemos más de 50 miembros con perfiles variados”, sostiene su director, Elián Álvarez. Coincide en que se manejan con dos modalidades de inversión. La primera, quienes actúan a título personal, y la segunda, cuando se arman pools de inversión donde un actor con más experiencia en la industria hace de líder del grupo. Cuando esto sucede en Emprear, los grupos no suelen tener más de tres integrantes. La organización, además, les provee de un estudio de abogados especialistas para asesorarlos.

Eduardo Carrizo es uno de los miembros más activos del club del IAE Se sumó en 2015, tras retirarse de una larga carrera en Accenture, luego de haber participado como mentor y jurado en algunas actividades que organizaba la universidad para emprendedores. “Me pareció sumamente divertido para esta etapa de mi vida porque podía dedicarme a brindar mis conocimientos, y también a generar alternativas de inversión que habitualmente no se dan espontáneamente”, reconoce.

El caudal de proyectos a evaluar es grande. “Todas las semanas vemos startups nuevos”, registra Carrizo. Los emprendedores interesados en postularse para recibir capital de los miembros del IAE cargan sus datos en una web en la que los administradores del club hacen un primer filtro. Luego, avanzan hacia una instancia de pitcheo en donde se presentan ante un grupo de miembros, pero Carrizo se encarga de aclarar que no es el típico discurso breve de cinco minutos, sino que en las reuniones dedican más de una hora a entender el proyecto, hacer preguntas y dar una devolución. Este club cuenta con más de 100 miembros, pero los que se suman a las reuniones no son, en general, más de 10. El grupo restante usa la evaluación que se hizo para saber si les interesaría avanzar con un emprendedor o no.
Todos los inversores buscan proyectos que puedan crecer en valuación rápidamente, que estén en instancias iniciales del desarrollo y con un sólido equipo fundador. “La tecnología va de la mano de lograr una valuación que se multiplique por 10 en cinco años. No tiene que ser sí o sí un desarrollo o un producto tecnológico, pero la tecnología suele tener un rol importante para hacerlo crecer”, explica Rodríguez.

En otras latitudes, a quienes buscan ingresar en estas actividades se les suele exigir una liquidez mínima, o un monto básico de inversiones anuales, pero en el país las restricciones no aplican, porque el ecosistema es joven y se busca sumar más adeptos. “Creo que no debemos hacerlo todavía porque es muy pequeño el mercado y si encima ponemos barreras de entrada sería peor”, explica Rodríguez, quien asegura que es común ver cómo los miembros que recién ingresan se sorprenden con lo primero que ven, por lo que les aconseja no apurarse. Desde Emprear coinciden, y aseguran que ellos tampoco ponen requisitos monetarios ni de otro tipo. “La idea es tener una entrevista o un café para conocerlos y ver si se están metiendo en el lugar indicado y si tienen en cuenta cuáles son los riesgos y las recompensas que existen”, asegura Álvarez.

Su rol, explica el director del club de Emprear, está en hacer un buen filtro de candidatos. El año pasado, asegura, recibieron más de 200 propuestas en estadios muy diferentes, de los cuales presentaron un 10 por ciento a su comunidad. A lo largo del año organizan encuentros en los que se presentan de a tres y, a modo de pitcheo, explican lo que hacen a los inversores.

Salvucci, por su parte, aclara que no es necesario que los miembros vengan con experiencia previa como ángeles. Es más, ellos mismos están enfocados en educarlos en la actividad. “Invertir en startups de tecnología es muy diferente a invertir en economía real, con procesos de evaluación y lógicas de negocios diferentes, para las que no todos están preparados por más que tengan formación en negocios o finanzas”, aclara el director del angels club de Cygnus, quien dedica mucho de su tiempo a acercarse a posibles inversores, a resolver sus inquietudes y acompañarlos en este primer acercamiento a la industria.

“Es una buena forma de empezar, porque no hay un mercado de inversores ángel profesional. Hay que crearlo”, agrega Salvucci. El club, que hoy tiene 60 miembros, facilitó, desde su fundación, inversiones por más de US$ 1,4 millones en 12 startups. Sin embargo, el director aclara que un club de ángeles no es un buen negocio, pero que desde Cygnus lo fomentan por la sinergia que genera con otras patas de su negocio, ya que es una buena forma de acercarse a compañías en etapas tempranas. El modelo de negocios del club consiste o en cobrar un fee a los emprendedores por transacción (5 por ciento de la inversión), o en sindicar a los inversores. Este último mecanismo consiste en crear un vehículo específico para la inversión, del que el club se queda luego con acciones.