Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Artículo -
Publicado en:El Cronista

De médico a empresario de la salud

Pasar de la atención individual al policonsultorio o al centro de prácticas médicas es un camino viable para los profesionales de la salud que tienen espíritu emprendedor. La capacitación es una de las claves


Por Alejandra Beresovsky

Desarrollar una actividad vinculada a la salud en el marco de un proyecto de autogestión no es una misión imposible. Hoy, el 22% de los establecimientos de salud en Argentina son pequeños, al tiempo que el 25% son medianos según la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (Adecra).

Hay dificultades y riesgos para quienes quieran pasar de la práctica médica individual a un emprendimiento más grande -que puede ser un policonsultorio, un centro de diagnósticos, un establecimiento que incluya laboratorio o la combinación de todos ellos-, pero también estrategias para sortearlas y el incentivo de desarrollar la doble vocación de profesional de la salud y empresario.

Los especialistas recomiendan, además, apostar por la formación. "Más allá de que haya una o dos materias en la carrera de Medicina de gestión de salud, creo que es muy recomendable que un médico que quiera transformar su consultorio en una pequeña o gran compañía, como muchos lo hicieron- debe tener una capacitación en management de lo que significa entender el arte de ser empresario", señala Alejandro Zamprile, director Académico del Programa DPME (Dirección de la Pequeña y Mediana Empresa) y profesor IAE Businees School.

Entre los contenidos a aprender, describe: "Cómo integrar las diferentes áreas funcionales y de negocios que tiene que tener una empresa; cómo gestionar los recursos, incluidos los humanos; cómo gestionar las operaciones; qué significa la calidad de atención y qué significa la planificación estratégica".

Ver la nota original versión on line