Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Artículo -
Publicado en:El Cronista

Dólar, inflación y tasas: un combo complejo para las pymes

Los economistas Matías Tombolini y Juan José Llach analizaron el presente económico del país y expresaron sus percepciones sobre lo que puede ocurrir en el futuro cercano.

El dólar, el impacto de las tasas de interés para las pymes y la inflación, fueron tres de los temas que se analizaron en el panel sobre Economía de la 12 a edición de Pymes Buenos Aires, organizada por El Cronista Comercial, la Revista Apertura y Banco Macro en La Rural. Los economistas Matías Tombolini y Juan Llach brindaron sus puntos de vista al respecto.

`Me parece que tenemos que tener en cuenta tres o cuatro cuestiones que tienen que ver con aquellas variables que controlamos y las que no controlamos. Argentina es un país con una demanda de dinero que está continuamente cayendo. No queremos quedarnos con los pesos. A cambio de eso el Gobierno intenta, justamente, estimular la demanda de dinero en función de dos o tres herramientas. La primera de ellas es la tasa de interés: la tasa de interés es la morfina que eligió el gobierno para intentar contener lo que más le preocupa, que no es el precio del dólar, sino la volatilidad. La volatilidad es la que genera mayor nivel de incertidumbre y la incertidumbre, por supuesto, tiene efectos políticos complicados`, señaló Tombolini, quien agregó: `Cuando tenemos que pensar de cara al futuro, la señal la dio Guido Sandleris, presidente del Banco Central, que contó que el techo de la banda queda congelado hasta fin de año, se están ´seteando´ las expectativas del techo de devaluación en el orden de $ 51,45 y esto obviamente es un cambio de reglas, va a impactar en los contratos a futuros de dólar y es una expresión de deseo`. Tombolini también habló de cuatro factores externos que pueden incidir en el dólar: el acuerdo comercial entre China y Estados Unidos, la resolución -en buenos términos o no- del Brexit, lo que ocurra con el real brasileño a raíz de ciertas reformas propuestas por Jair Bolsonaro y una posible intervención militar norteamericana en Venezuela, lo que generaría un conflicto de impacto regional. 

Suba de precios 

La inflación fue otro de los tópicos tratados en la charla, moderada por Laura García, editora de Fianzas de El Cronista Comercial. `La Argentina, aunque no todos tengamos consciencia, es un enfermo grave. Hace 75 años que tenemos inflación crónica. Hemos derrotado once planes de estabilización: ortodoxos, heterodoxos, gobiernos civiles, de gobiernos militares, de gobiernos radicales y peronistas. Tenemos un problema y ese problema yo lo llamo bi-monetarismo: es decir, la Argentina es un país bi-monetario, el único del mundo que de facto lo es. Hay países en los que se puede tener depósitos en dólar, pero la gente piensa en moneda local. Los argentinos pensamos y contamos en dólares para las cosas más importantes. Entonces, la movilidad del dólar condiciona mucho el nivel de precio. Por ejemplo, en América latina en 2014 hubo países que devaluaron 60% y el aumento de la inflación fue de 2 puntos anuales`, señaló Llach, quien subrayó: `Dos tercios de la inflación que tuvo Argentina en los últimos tres años, es inflación que se debe a haber mantenido las tarifas y el dólar con cerrojo, con controles. Y eso está explotando. La medida del Banco Central me parece correcta, que va a ayudar a tranquilizar y tiene la idea de coordinar expectativas`. 

Luces amarillas 

En cuanto a la cuestión económica coyuntural, Tombolini se mostró escéptico a un posible repunte en los próximos meses: `Creo que está cerca de un piso tal vez en mayo. Pero eso en el Excel. En el negocio de cada uno, hasta que se vea el rebote, creo que falta bastante. Me quedé pensando en la banda y la tasa: cuando ´topean´ el precio del dólar a futuro aparece el negocio del peso mucho más interesante, porque te están diciendo que el dólar mucho más que eso no se va a ir. Ahí en pesos tenés una tasa para hacer un negocio, que es poco productivo para las pymes. Que cuando van a cambiar un cheque de un millón de pesos se llevan 500.000, porque las tasas te destrozan. Que la actividad se recupere en términos interanuales, me parece que es difícil. Me parece también que el motor más importante que tiene un plan económico es la posibilidad de construir expectativas. Creo realmente que nadie sabe más de negocios que los dueños de las pymes, que arriesgan su capital todos los días. Entonces, cuando tomás una decisión de inversión, siempre lo hacés sintiendo si va a ser negocio, si se viene un momento mejor. Para tomar decisiones de negocios, la posibilidad de creer que mañana vamos a estar mejor es fundamental`.

Llach, por su parte, remarcó que en algunos sectores puede percibirse un tenue punto de inflexión: `Si se ve por los indicadores, enero, febrero y lo que hay de marzo, marca un punto de inflexión. Lógicamente, en el consumo se siente menos, se siente más en la inversión y en la exportación. Todos los indicadores de construcción de los primeros meses del año dieron positivos. Y vemos algunos elementos del consumo, por ejemplo, venta de motos: es una franja de consumo más popular, más extendido, sobre todo las usadas, están creciendo. Creo que la economía lentamente está en un punto de inflexión. A muchos por ahí no les llegó y tienen razón. Hablamos de la macro y un punto de inflexión todavía muy tenue. Pero que puede afianzarse y las expectativas electorales van a influir mucho en esto`.

Más allá de las tasas, la fluctuación del dólar y la inflación, Llach remarcó otro tema que preocupa a las pymes: `Más importante que la tasa, es el tema tributario. Los impuestos son los que a las Pymes le bajan el precio o le suben el costo de manera directa, son 12% del PIB, son u$s 60.000 millones. Que los gobiernos se apropian cada año. Todos sabemos que los recursos fiscales escasean, pero a este programa le estaría faltando licitar a los que inviertan anticipos de la rebaja impositiva que fue votada por el Congreso en el año 2017 y que ahora está frenada por falta de recursos`.