Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Artículo -
Publicado en:Apertura

En fuga: ¿se están yendo del país todos los emprendedores?

Por qué la Argentina dejó de ser una alternativa de inversión para muchos emprendedores que prefieren radicarse en el exterior. Una mirada a fondo sobre lo que está pasando en el ecosistema.


Por Eugenia Iglesias

Sí, emprender en la Argentina siempre fue difícil. Las crisis se vuelven capítulos repetidos en los libros de historia, y los cambios de reglas de juego son moneda corriente. De hecho, ninguna palabra define mejor al empresario argentino que "resiliente". Pero básicamente hubo tres factores que combinados hicieron que se colmara la paciencia de Botbol y de un grupo creciente de emprendedores: prejuicios sociales, inestabilidad económica y política, y trabas legislativas.

En la administración anterior hubo un empuje al ecosistema que, de alguna manera, se sintió como que había llegado para quedarse, y ese cambio tan abrupto de políticas (NdE: como lo ocurrido con las SAS o la sanción de leyes como la de Teletrabajo), sumado a la carga impositiva que cada vez es peor, dijeron ‘otra vez sopa...'", explica Silvia Torres Carbonell, directora del Centro de Entrepreneurship del IAE Business School. Además, menciona que hay mensajes que se perciben como "anti iniciativa privada", como los bloqueos a MercadoLibre, trabas a las importaciones o el propio impuesto a la riqueza, que colaboran a ensanchar esa distancia: "En una situación como la que vivimos deberíamos promover y hasta mimar a los emprendedores, que son los que generan empleo, y eso no se ve. Hay algunas iniciativas desde la Secretaría de Emprendedores y Pymes, pero se necesita un espaldarazo", plantea.

Desde las universidades, todavía ven el semillero activo. Torres Carbonell explica que la competencia Naves para emprendedores en 2020 recibió el doble de inscripciones que en 2019 y para este año esperan incluso más. Y, por su parte, Mashad resalta que en los cursos de MBA ven cada vez más interesados en emprender. Por suerte, a pesar de las trabas, la chispa emprendedora sigue prendida.

Acceder a la nota completa versión on line