Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Entrevista -
Publicado en:El Cronista

Inversores ángeles: el nuevo escenario de los que patrocinan sueños

En qué invierten hoy los que apuestan por los emprendimientos en su etapa temprana. Cómo lograr que una iniciativa tenga la oportunidad de desarrollarse en el mercado. Qué se necesita para acceder.


Por Alejandra Beresovsky

En la Argentina En 2017, el IAE Business School, la escuela de Administración y Negocios de la Universidad Austral, realizó la Encuesta sobre el Inversor Ángel Argentino. Se desarrolló entre mayo y diciembre y obtuvo 81 respuestas. El estudio, que repite este año y cuyos resultados se presentarán en diciembre, se realizó en conjunto con la Asociación Argentina de Capital Privado, Emprendedor y Semilla (Arcap).
Para la próxima edición, el IAE y Arcap encuestaron a más de 100 individuos, lo que da una idea del tamaño del sector en el país. Cabe destacar que, como se trata de personas que destinan parte de su capital ocioso, muchas guardan reserva de su identidad por razones de seguridad.
Según el documento de 2017, el 41% de los inversores ángeles argentinos está concentrado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA); el 33,3%, en la provincia de Buenos Aires; el 10,3%, en Córdoba; el 6,4%, en Santa Fe, y el resto se distribuye entre La Pampa, otros países, Tucumán, Mendoza y Tierra del Fuego, en ese orden.
El 93,6% son argentinos y el 6,4% provienen de otros países, como Venezuela, Países Bajos, Canadá y España.
Aproximadamente, un 45% tienen entre 41 y 50 años, seguido por casi el 30% que cuenta con entre 31 y 40 años. El más joven tenía 26 años en el momento del relevamiento y la edad máxima registrada de un inversor fue de 77 años. En línea con la tendencia regional, solo el 5% son mujeres.
De acuerdo con el trabajo, y en términos no excluyentes entre sí, las industrias en las cuales más invierten en el país son: tecnología (68%); servicios o bienes de consumo (36%); servicios financieros (35%); y, finalmente, agricultura y medios/ entretenimiento, con el 28% y el 23%, respectivamente.

Sobre la influencia del contexto nacional en las selecciones de emprendedores a los cuales apoyar, Carolina Dams, directora de Programas e Innovación del IAE Business School y también inversora ángel, manifiesta que quien financia proyectos de alto impacto sin pensar en un retorno rápido, busca atraer luego a fondos de otros países, por lo que no están basados en la coyun tura nacional. “La perspectiva de corto o mediano plazo en el país no influye tanto, lo que sí afecta es el marco regulatorio”, subraya. En cambio, aclara, las iniciativas e inversores netamente locales sí se ven más atravesados por variables del entorno.
Sobre qué otros aspectos analizan los ángeles antes de participar apunta que “cada uno tiene su librito”, pero que hay aspectos que son determinantes. Por un lado, “las cifras del mercado en el que el producto va a targetear”. “El tamaño del mercado es clave y hay que venderlo bien”, recomienda.
Y, para dejar claro el concepto, señala: “Un producto que tiene un mercado total menor a u$s 100 millones es difícil que pueda atraer a muchos inversores”.
Por otro lado, asevera que la calidad del equipo emprendedor también es fundamental, porque son “las personas que pueden resolver lo que haya que resolver”.
“Son personas que no están tan enamorados de su proyecto como de la idea de que tienen que resolver un problema”.
Para graficar hacia dónde van los capitales apela a la metáfora de “manada”. Y asegura que la manada sigue yendo a las fintech, a las healthtech, al software y al e-commerce.
Es difícil hablar de una pandemia como un momento de oportunidades, pero Dams sí deja en claro que “momentos como este nos exponen a muchas cosas que antes no hacíamos”.

Ver la nota original completa