Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Entrevista -
Publicado en:Portfolio Personal

“Las negociaciones con el FMI son cruciales”

Opina Eduardo Fracchia, Director del Área Economía del IAE Business School, sobre los requerimientos que impondrá el organismo al gobierno, para saldar su deuda.


Desde el IAE Business School, Eduardo Fracchia, Director de la institución, analiza los temas clave que hoy miran los inversores: las negociaciones con el FMI, la caida de reservas del BCRA y la inflación. Aqui, sus principales conclusiones.

¿Cuáles son sus expectativas en torno a las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) ¿Piensa que Argentina podrá cumplir los pedidos que seguramente, le hará el organismo, considerando lo planteado en el Presupuesto 2021 en lo que respecta a la meta fiscal?

Las negociaciones con el FMI son cruciales porque es mucho lo que se adeuda y está concentrado en el tiempo. El enfoque del Fondo parece muy proclive a ayudar, pero seguramente la línea del organismo exigirá compromisos fiscales quizás cercanos a los que están planteados en el orden fiscal a los del presupuesto. Guzmán defiende la idea de sustentabilidad fiscal. Alcanzar 4.5 % de déficit primario supone un ajuste de más de cuatro puntos en un año difícil como es el 2021, con una tenue reactivación muy lejana a la caída de 2020. En una perspectiva histórica de 26 acuerdos con el FMI desde los años 50, cumplimos solo dos. Esperemos que esta vez sea diferente. El contexto es de suma volatilidad. Las metas del Presupuesto en cuanto a inflación y nivel del dólar oficial lucen voluntaristas.

 El drenaje de reservas del BCRA se ha convertido hoy en la mayor preocupación del mercado. ¿Qué debería hacer hoy la entidad para frenar esta tendencia? En este contexto ¿se acelera una devaluación?

Para frenar la caída de reservas, lo clave es un shock de confianza con nuevas caras en la conducción económica. Con el equipo actual esto no sucederá. Es gente valiosa y preparada, pero no va a lograr revertir el proceso de deterioro. Se requiere unidad en la política y este punto es muy complejo, dada la visión de la Vicepresidenta en el campo económico. Como paliativo, se podría pensar en la propuesta de Redrado de adelantar exportaciones del campo para acrecentar reservas. Pero no hay incentivos para el campo con esta brecha. Más cepo, es una medida de corto que no soluciona de raíz. Se podría explorar con una devaluación fuerte y desdoblamiento cambiario. Cada vez estamos más cerca de una devaluación licuadora que replantee la cuestión, pero tampoco será una solución estructural.  El laberinto cambiario está complicado, es la caja de resonancia de problemas de fondo asociados a que no hay consistencia macro, y obviamente la pandemia es crucial para entender esta crisis cambiaria.

 ¿Cuáles son sus perspectivas en lo que respecta a la inflación, para este año y el próximo, tras la emisión monetaria a la que recurrió el gobierno, por la pandemia? ¿Ve un escenario de hiperinflación?

La perspectiva de inflación es 40% para este año que ya está lanzado. Para el año que viene, el escenario es muy incierto, dada la evolución del frente cambiario, la enorme emisión de pesos fruto del déficit fiscal, y por las expectativas adversas frente a una conducción económica que ha perdido el timón. No se percibe clima para una inflación de 50 por ciento mensual que sería híper. Estimo una inflación en torno a 80 % para 2021. Puede estar entre 50 y 90 %, es muy volátil este indicador.

Ver la nota original