Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Webinar -
Publicado en:IAE Business School

Los trapecistas del amor

No todo conflicto de pareja tiene una crisis amorosa en sus causas, pero inevitablemente lo tiene en sus consecuencias. Todo dependerá de ti. Estrategias para descubrir los 13 ámbitos de conflicto en toda pareja y las herramientas para salir fortalecidos.

 

La mayor parte de los conflictos en el matrimonio son causados por falta de mutua adaptación. Pues, para que el matrimonio progrese, los dos deben remar en la misma dirección. Si cada uno rema en sentido contrario, la barca girará sobre sí misma. Sin el esfuerzo de mutua adaptación, el matrimonio no hay quien lo aguante. El continuo choque de opiniones, gustos, deseos, planes, etc., convierte el matrimonio en un infierno. No es posible coincidir siempre en todo. Pero si quieres a una persona, de buena gana aceptarás lo que ella prefiere. Cuando los dos quieren dominar, el choque es inevitable. Cuando los dos procuran adaptarse, la armonía es maravillosa. No basta que los cuerpos estén juntos, si las almas están separadas. Y es, a esta armonía, donde debemos apuntar, para lograr la felicidad conyugal. No basta con saber que debo amar a la otra persona, sino que debo decidir amarla, querer quererla. Y a esta decisión, sostenerla en el tiempo. Claro que esto exige, la conquista diaria sobre mí y sobre ella. Conquista que supone el conocimiento de que el amor es humano y frágil, es decir, que siendo humano posee todas aquellas aristas de la complementariedad empapadas de lo humano, tanto de las cualidades buenas y malas de carácter y de temperamento, como aquellas diferencias específicas de naturaleza y las elecciones libremente tomadas. Y también es frágil, puesto que puede romperse o perderse fácilmente, por esto debe vigilarse y cuidarse. En este encuentro veremos que el amor es cruz; es luz; es deber y decisión; y es humano y frágil, analizando aquellos 13 ámbitos que pueden ser puntos de encuentro o de conflicto, en la mutua adaptación de los esposos. Teniendo en cuenta que si bien, no todo conflicto conyugal tiene una crisis amorosa en sus causas, inevitablemente lo tiene en sus consecuencias. De cada uno depende reconocer aquellos ámbitos de conflicto más frecuentes y aplicar los remedios más propicios.