Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Artículo -
Publicado en:iProfesional.com

¿Poner más plata en los bolsillos no funciona?: el mercado no confía en el plan pro consumo y dice por qué

El plan del Gobierno, consistente en mejorar los ingresos con alivios impositivos y reapertura de paritarias, no tendrá el efecto deseado, afirman expertos.


Por Fernando Gutierrez

Es la obsesión del Gobierno, y es al mismo tiempo su gran frustración: a pesar de los números positivos en cuanto a reactivación de la economía, el consumo masivo no reacciona. Y hay algo peor: los expertos en el tema son escépticos sobre que las últimas medidas -como el alivio en Ganancias, la reforma en monotributo y el refuerzo en planes sociales- vaya a cambiar la situación.

Para colmo de males, los pronósticos dicen que los intentos por lubricar la economía poniéndole más pesos en el bolsillo a los consumidores no solamente no tendrán gran resultado en las góndolas, pero que sí pueden poner una aceleración en el ritmo inflacionario.

Las últimas horas fueron abundantes en noticias deprimentes. Además del IPC -3,3% en mayo, un 21,5% acumulado en lo que va del año y un 48,8% en los últimos 12 meses-, también se conocieron informes privados que le ponen números a la gravedad de la situación.

Un informe de la consultora Scentia, que releva supermercados y autoservicios, registró en mayo una caída de 3,5% interanual para los productos de la canasta básica, con lo cual la caída acumulada en el año ya es de 8,4%. Y su director, Osvaldo Del Río, se muestra pesimista sobre la posibilidad de un cambio en los próximos meses.

Por su parte, Guillermo D’Andrea, que dirige el departamento de mercados y retail en el IAE Business School, argumenta que lo que el Gobierno no ha conseguido es un cambio de expectativas

"Muchos están con incertidumbre laboral, o directamente viven colgados de un subsidio, por lo cual su perspectiva es muy chata. El Gobierno quiere que consuman más, pero ya se instaló una cultura de consumir más chiquito, más barato, segundas marcas. Es algo que se ve incluso en la minoría que tiene ingresos más altos", observa.

El riesgo del efecto boomerang

En definitiva, el plan de estímulo al consumo, al menos en los términos en que se está planteando hoy, no termina de convencer al mercado. Y hasta hay advertencias serias sobre que se pueda caer en un efecto boomerang.

Y hay más malas noticias para los funcionarios: incluso entre quienes tienen capacidad de gasto, la pandemia generó cambios de hábito que se están revelando como permanentes. D’Andrea, del IAE, observa que puede haber una recuperación en salidas a bares, por ejemplo, por la necesidad de recuperar la socialización, pero otros rubros han quedado heridos.

Y argumenta: "Hoy, aunque haya más plata, uno no se compra un traje ni zapatos. El home office cambió hábitos, que en realidad ya se venían insinuando antes de la pandemia. Hoy estamos viendo el auge de los negocios de cercanía, ya no se va al hipermercado. Y aparecen muchas "saladitas" en varios barrios. Es un país donde el consumo va a seguir con el freno de mano puesto".

Ver la nota original