Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Artículo -
Publicado en:La Voz

Trabajo y familia, equilibrio posible

En Córdoba, cada vez más empresas implementan beneficios para mejorar la calidad de vida de sus empleados.


En el task force que tuvo lugar el año pasado, en el marco de la cumbre del G-20, hubo ideas y propuestas tendientes a una mayor inclusión de la mujer en el ámbito laboral y en la economía en general.

“Estoy convencida de que en la medida en que los varones se sumen a este desafío y deje de ser un tema que nos preocupe sólo a nosotras, el cambio será posible”, reflexiona Patricia Debeljuh, directora del Centro Walmart Conciliación Familia y Empresa, del IAE Business School.

Las diferencias se marcan con fuerza durante la maternidad. El Club Ifrei, impulsado desde ese centro, cuenta con 33 organizaciones y trabaja en el concepto “responsabilidad familiar corporativa” desde hace más de 10 años.

En sus guías de buenas prácticas pueden encontrarse cientos de casos de éxito en todo el país. Dentro y fuera de ese club, hay compañías cordobesas dan pasos positivos y hasta se animan a fomentar una parentalidad más compartida, ampliando beneficios para mamás y papás.

El Nido Santex 

“Escuchamos por todos lados acerca de la igualdad entre hombres y mujeres y, últimamente, que las empresas con mayor igualdad de género son más innovadoras y rentables”, explican Walter Abrigo, director general de Santex, y Celeste Torresi, Chief People Officer de la firma tecnológica.

El Nido surgió para facilitar el desarrollo profesional cuando las colaboradoras se convierten en madres. En este espacio pueden amamantar y ver a sus bebés, quienes quedan al cuidado de una maestra.

También está abierto para los papás que lo quieran aprovechar para el cuidado de sus pequeños de hasta un año de edad.
“El Nido se configuró como una acción de sensibilización, tanto para el personal interno, como para quienes visitan las oficinas de la compañía”, señala Celeste Torresi.

Incluso, comenta la sorpresa que le causó la cantidad de mensajes de aliento y de felicitaciones que recibió, en forma personal o a través del correo electrónico, tanto de varones como de mujeres de otras filiales de Santex cuando comunicaron la novedad, un año atrás.

“Fausto nació en septiembre y a fines de noviembre ya me reincorporé 100 por ciento a mi vida profesional. Tener el Nido es saber que está en buenas manos y, a la vez, poder compartir cada momento de su crecimiento, darle de comer, jugar, hacerlo dormir. Es el equilibrio perfecto entre nuestra vida personal y profesional”, cuenta Gabriela Fernández, Chief Financial Officer de Santex.

Algo similar le ocurrió a Daiana de León, analista de Capital Humano en la empresa, que volvió a su puesto cuando su bebé tenía unos tres meses y medio.

“Me siento afortunada de tener esta posibilidad. Lo tengo (en alusión a su hijo) a unos pocos metros y trabajo tranquila sabiendo que está bien cuidado. Sería genial que muchas empresas empiecen a contemplar este tipo de espacios”, opina.

Las familias de Promedon 

Desde 2014, la compañía ofrece, entre otros beneficios por mejorar la calidad de vida de sus colaboradores, la reincorporación paulatina tras la maternidad.

Durante los tres primeros meses, la jornada optativa es de cuatro horas y se incrementa a seis los tres meses siguientes, sin afectar el salarios.

“Ese diferencial hace que el factor económico no afecte la decisión y es un beneficio que las colaboradoras valoran un montón”, explica Luciano Sara, gerente de Recursos Humanos.

Así, los líderes logran que sus áreas no se vean resentidas y las colaboradoras obtienen el equilibrio que necesitan para poder combinar trabajo y familia.

La compañía también brinda lactarios, extensión prolongada del período de lactancia, reintegro por guardería, licencia de dos semanas para padres y regalos por nacimiento, entre otros, y todo aplica tanto a madres y padres biológicos como adoptantes.

“Facu nació a principios de febrero y me enteré de este nuevo beneficio a sus 15 días de vida. Me emocionó la noticia. Me hubiese costado mucho dejar a mi bebe de casi tres meses tantas horas. En cuanto a la empresa, si bien al principio tan pocas horas no rinden tanto, te vas poniendo al día y asumiendo nuevamente las tareas de a poco”, comenta Belén Sarría, coordinadora de Tesorería.

Cultura Naranja 

“A lo largo de los años, logramos construir una cultura organizacional de la que estamos orgullosos, que se acerca mucho a lo que realmente queremos y aspiramos a ser”, dice Gabriela Giraudo, gerenta de Desarrollo de Relaciones Humanas.

La experiencia de Alejandro Valenzuela y Cándida Reta, una pareja que trabaja en Naranja, ayuda a ilustrar el entorno. “El nacimiento de Lucía, nuestra hija, fue totalmente inesperado. No tuvimos tiempo de programar nuestras licencias, avisamos a nuestros jefes en ese mismo momento”, recuerdan.
“Tanto ellos como el resto de los equipos en los que trabajamos mostraron predisposición para acompañarnos y darnos las facilidades para el momento que estábamos viviendo”, agregan.

“No sólo accedimos a los beneficios de paternidad y maternidad ya establecidos, sino también a aquellos que Naranja brinda cuando se trata de un parto prematuro. Es algo que valoramos mucho, porque pudimos dedicarnos 100 por ciento a la llegada de nuestra bebé”, acotan.

Entre las acciones para propiciar armonía entre el trabajo y vida personal y familiar, las colaboradoras cuentan con diversas facilidades, como reducir la jornada laboral de manera paulatina, sin afectar el sueldo, hasta el comienzo de la licencia legal por embarazo.

Al llegar el bebé, además de contar con salas de lactancia, en Naranja suman una hora adicional a la que corresponde por ley. Y para mamás con bebés prematuros, se agregan 30 días corridos a la licencia legal.

Para los papás, los días de licencia por paternidad son cinco y cuentan con una hora libre extra por día, durante un mes, desde que regresan a trabajar. Estos beneficios también se aplican a los varones que adoptan, mientras que para las mujeres son 60 días corridos tras la adopción.

Ver nota en línea.