Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Artículo -
Publicado en:Sembrar Valores

Wo&men: por una transformación cultural sin etiquetas

La industria, la construcción, el campo, la minería siguen siendo empresas vinculadas generalmente a los hombres trabajando en ellas, ¿cuáles son las causas?, ¿vale la pena un cambio?


Edición: María Amalia Caballero

Un estudio realizado por Centro Conciliación Familia y Empresa (CONFYE) del IAE Business School entre directivos de 20 países de la región preguntó: ¿Por qué pocas empresas han logrado esta positiva inclusión de la mujer en puestos de liderazgo?

En las respuestas destacan en este orden:

  • falta promover una cultura incluyente que deje de lado los comportamientos sexistas
  • persisten sesgos y prejuicios relacionados con el aporte que puede hacer la mujer al trabajo,
  • falta de compromiso por parte del CEO y la alta dirección de la compañía.

Transformación cultural: la riqueza de la complementariedad

Al atender a estas cuestiones, el Decano del IAE, Dr. Rodolfo Rivarola (psicólogo) opina que para conseguir que haya más mujeres trabajando “codo a codo” con los hombres más que un desafío técnico es un desafío adaptativo. Si en las industrias masculinizadas la participación femenina sigue siendo baja y no se trata de imponer ni de forzar que haya más mujeres en posiciones de liderazgo sino de avanzar hacia una transformación cultural que supere los sesgos inconscientes y prejuicios y apueste por esa igualdad de oportunidades.

Por su parte, la Dra Patricia Debeljuh, directora de este centro CONFYE del IAE y líder de estos estudios que realiza con mucha atención año tras año, insiste en que, “en los entornos laborales en general y en las industrias masculinizadas en particular existen mitos asociados a la inclusión de la mujer. Para avanzar en la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres hay que derribar esas viejas creencias que tienen su anclaje en el pasado y se perpetúan en el presente. La mejor manera de hacerlo es mostrar la riqueza que aporta la diversidad y la complementariedad en los equipos de trabajo y valorar a las personas por lo que son, sin dejarse llevar por etiquetas o estereotipos que limitan la percepción del talento de los demás”.

Hombres aliados para la inclusión

Otra conclusión que sale de la investigación “El futuro del trabajo: liderazgo, talento e inclusión” realizado por el Centro del IAE es que nueve de cada diez ejecutivos consideran que el hombre tendría que ser un aliado o agente de cambio en la construcción de una cultura incluyente en el futuro del trabajo.

Guillermo Cristóbal, Ingeniero Jefe y Asociado ANB & Asociados y ex Subsecretario de Obras Públicas de la Provincia de Buenos Aires, concluyó: “Estamos empezando a alcanzar un equilibrio que tiene que venir por lo masculino y lo femenino, es decir, por la complementariedad”.

Desde Mexico María del Carmen Bernal, delegada de México para el W20 en el G20, y Alejandra Moreno, Socia y Directora de Marea Consulting comparten que estos resultados muestran que, sin un compromiso genuino de los hombres, no se logrará el cambio deseado. La participación del varón para promover la inclusión del talento femenino en las empresas es vital y para que ese apoyo sea real y no se quede en buenas intenciones, es necesario trabajar para generar un cambio cultural al interior de cada organización.

Patricia Tatoo, VP para América de ATA Renewables, una empresa que brinda servicios de ingeniería, asesoría y certificación de energías renovables, desde su rol corporativo y también como delegada de México en el W 20, agrega: “Es importante crear redes con mujeres y varones y apoyarse en las nuevas generaciones porque estamos frente a un cambio de paradigma en el que los jóvenes tienen un rol clave para acelerar esta transformación”, dijo Tatoo.

Ventaja competitiva

Wo&men es el nombre del seminario en el que participaron más de 50 líderes de empresas conectados desde Chile, Perú, Paraguay, México y Argentina. Si bien el tema planteaba la igualdad de oportunidades entre mujeres y varones, se dio un paso más, una visión diferente. Necesitamos una cultura empresarial capaz de reconocer como ventaja competitiva la inclusión de mujeres en todo tipo de industria y por fin, para que esta realidad se plasme en los equipos de trabajo y de dirección resulta indispensable el compromiso de los hombres.

Ver la nota original