Novedades Artículos y opinión

Clarín

Una identidad diferente

JULIO SÁNCHEZ LOPPACHER
En un contexto de avance tecnológico que genera desconcierto, las pymes tienen frente a sí un camino propio, basado en las personas y en una apertura cooperativa interorganizacional.
Publicado 6 de junio

El nuevo contexto tecnológico-digital en el mundo de los negocios aceleró ciertas tendencias empresariales que marcarán nuestra dinámica de trabajo futuro. Y allí radican las fuertes ventajas comparativas y diferenciadoras de las pymes.

Es innegable el gran desconcierto a nivel empresarial para encarar su actividad en este nuevo contexto global. Ese desconcierto, en parte, es por la evolución sostenida en las últimas décadas de las llamadas tecnologías exponenciales. Y, también, por la fuerte aceleración del mundo online y digital inducida en forma acelerada por la crisis de la pandemia que obligó a todos a adaptarnos para poder sobrevivir en un nuevo entorno de virtualidad y de fuerte recesión en la actividad económica.

Fruto de todo este proceso se han acelerado ciertas tendencias empresariales que, sin lugar a duda, marcarán las dinámicas de trabajo futuro en ese ámbito.

Una de esas tendencias es la desintermediación a través de la digitalización. El boom del online ha llevado a la necesidad de simplificar, agilizar y eficientizar las cadenas de distribución, sustituyendo sus eslabones de intermediación a través de plataformas de comercio electrónicoágiles −tipo Mercado Libre o Amazon− que ya sea por el suministro directo de los proveedores al consumidor final, como a través de centros de distribución propios fulfillment, logran niveles de precio, disponibilidad, y accesibilidad de productos y servicios sensiblemente mejores a la tiendas físicas tradicionales.

Este efecto muy probablemente se potencie en el tiempo, con centros comerciales como ámbitos de paseo y entretenimiento, donde las tiendas comerciales presenciales se reconvertirán en patios de comida y locales tipo showroom. Y harán foco en aquellas marcas donde el diseño y la experiencia de compra sean la clave del éxito, cuya entrega se harán vía online.

La otra gran tendencia es la necesidad de desarrollar una fuerte capacidad de innovación de productos y nuevas tecnologías en las dinámicas de trabajo, impulsada por mercados cada vez más transparentes y globales, de fácil acceso a la oferta mundial a través del canal online. Esta tendencia ha llevado a una rápida maduración de productos, con tiempos de ciclo de vida cada vez más cortos.

Todo este marco puede llevarnos a la conclusión de que el desarrollo y disponibilidad de las nuevas tecnologías son la clave del éxito futuro, pero quizás esta sea una deducción un tanto apresurada.

Un ejemplo muy claro, es el de la empresa constructora Vial Plus SA, ubicada en Resistencia (Chaco), fundada en 1991. Su titular, Carlos Villalba, descubrió cómo a través de la integración en un equipo de profesionales jóvenes en su staff directivo, basado en la delegación y el respeto profesional en sus decisiones, se puede lograr un gran nivel de involucración organizacional.

Esto fue complementado con el apoyo de una red de contención externa integrada por colegas, empresarios pymes de distintos sectores, que en forma cooperativa se ayudaron mutuamente para poder reinventarse en su negocio, crecer y consolidarse en la fuerte crisis económica y de la pandemia.

Otro caso es el de Talleres Sustentables, empresa B que diseña y fabrica muebles artesanales, fundada en el 2010. Su socio fundador, Rodrigo Matta, explica que la clave de consolidación y crecimiento en estos años fue haber formado una organización ágil, autoorganizada y plana.

Rompieron la estructura organizacional jerárquica clásica a través de la integración de células de trabajo autónomas, integradas por personas de distintos oficios y lideradas por un “capitán”.

Ambos testimonios son un claro ejemplo de que, si bien las tecnologías forman parte protagónica en el nuevo contexto empresario, la clave de su éxito radica más en su aplicación apalancada en dos aspectos. Por un lado, el desarrollo de redes internas, basada con la involucración e iniciativa de su gente a través de organizaciones autónomas planas. Y, por el otro, la formación de redes empresariales abiertas, que buscan cooperar compartiendo experiencias para consolidar crecimiento y afianzarse en el negocio, donde las empresas pymee tienen un espacio de mayores ventajas comparativas sustentables.

Julio Sánchez Loppacher es director del Área Académica Dirección de Operaciones y Tecnología del IAE Business School, escuela de negocios de la Universidad Austral.

06/06/2022 Revista Clarín - Pymes - Nota - Información General - Pag. 69

Fuente/Copyright: 06/06/2022 Revista Clarín - Pymes - Nota - Información General - Pag. 69