Novedades Artículos y opinión

Clarín

Los bonos de la deuda siguen en rojo y el riesgo país toca un récord de 2.668 puntos

Los títulos pierden cerca de 1%, un descenso leve comparado con el derrumbe de hasta 14% del martes.
Publicada 6 de julio

Los bonos en dólares de la deuda argentina que cotizan en el exterior se mantienen en rojo, aunque con caídas más leves.

Sin embargo el riesgo país -que suele tener cierto delay en mostrar la marcha de los títulos- sube 3,7%, a 2.668 puntos básicos.

El indicador de JP Morgan que mide la sobre tasa que debe pagar la deuda argentina está en el nivel más alto de los últimos dos años. Para encontrar un valor mayor hay que remitirse al 28 de mayo de 2020, cuando tocó los 2.728 puntos, antes del canje de deuda.

Los títulos caen este miércoles cerca de 1%, un retroceso leve si se compara con el derrumbe de hasta 14% del martes, el primer día de cotización en Wall Street luego del cambio de ministro de Economía, ya que el lunes 4 de julio fue feriado en Estados Unidos.

El martes el Global 30 cayó 14,4% y las acciones argentinas que cotizan en Wall Street cedieron hasta 7%, en un día en el que el propio Dow Jones cerró en baja. Este miércoles el Global cede 0,50% y cotiza a US$ 20,60. En lo que va del año hay bonos que caen hasta ​40%.

Tanto los bonos como las acciones argentinas habían tenido el lunes un movimiento acotado tras el fin de semana frenético en que renunció Martín Guzmán y se nombró a Silvina Batakis. Pero el martes perdieron hasta 14% y el riesgo país saltó 8,4% para cerrar en 2574 puntos básicos.

Este miércoles, las acciones argentinas siguen cayendo fuerte en Wall Street. YPF, Tenaris, Ternium, Banco Macro y Francés mostraban bajas de entre 3 y 5%.

El Merval cae 1,3%, con bajas destacadas también para YPF y los bancos.

En cuanto al mercado cambiario, después del salto del lunes, el dólar blue retrocedió el martes 8 peso y terminó a $ 252. Y este miércoles, volvió a ceder terreno y cotiza a $ 250.

Con esta tendencia bajista, el dólar blue cedió 30 pesos desde el pico de $ 280 que tocó en la apertura del mercado el lunes.

Para los analistas, la reacción del mercado cambiario del lunes reflejó el pico de incertidumbre que recorre la city y provocó un overshooting, un salto desmesurado que ahora busca acomodarse.

"Una gran proporción de las sobrerreacciones e incertidumbre emergentes se derivan de la descoordinación y la falta de cohesión política sobre el programa económico. No se trata de nombres sino de instituciones y acuerdos", sostuvo Martín Calveira, investigador del IAE Business School, escuela de negocios de la Universidad Austral.

¿Hora de comprar bonos?

El castigo sobre los bonos es tan grande que algunos inversores empiezan a detectar algunas oportunidades, por ejemplo en los títulos que deben pagar intereses próximamente.

Quien compra hoy un bono argentino en dólares, con vencimiento en 2041 a 23,71 centavos por dólar, recibirá el pago de 1,25 centavos de dólar el próximo lunes en su cuenta por el cupón semestral, describe la agencia Bloomberg.

Esto equivale a un retorno del 5,3% en solo seis días. Para quien compra un bono con vencimiento en 2038, esa ganancia será del 3,9%. Para tener el derecho a cobrar el cupón, los inversores deben tener los bonos en sus cuentas a más tardar el 7 de julio, según el broker Win Securities.

“Es un retorno muy interesante para los valores actuales de la deuda”, dijo Emiliano Merenda, socio y director de Win Securities en Buenos Aires. “Si bien el precio de estos bonos debería bajar con el corte de cupón, estos se van a corregir relativamente rápido porque sus niveles son muy bajos y hoy el mercado mira la paridad, en lugar del rendimiento”.

El Gobierno destinará US$ 693 millones al pago de los cupones de estos bonos, cuyo vencimiento es el 9 de julio próximo, según un aviso de pago. Como el día del pago cae en sábado, la liquidación se hará efectiva en las cuentas el próximo lunes 11 de julio.

Los bonos en dólares de Argentina cayeron más de un 10% desde el viernes, la última rueda hábil antes de que se conociera la renuncia de Guzmán.

“Hasta el 2024 no hay pago de amortizaciones y el riesgo de default se ve reducido sustancialmente”, dijo Merenda. “Aún si hubiera una reestructuración, el precio de los bonos es tan bajo que el valor de recupero sería muy superior, con lo cual no solo habría una ganancia con los cupones sino también con el capital", agregó a Bloomberg.

Ver nota original en Clarín