Novedades Artículos y opinión

Clarín

El impacto de las criptomonedas en las empresas

Se habla del Bitcoin y otras monedas similares debido a su volatilidad. Pese a ello, muchos creen que el blockchain representa un cambio análogo al de Internet en los ‘90.
Publicado 2 de mayo

Cada vez se habla más de las criptomonedas y es natural que nos preguntemos si es algo más que especulación. ¿Puede tener impacto en mi empresa? Muchos creen que estamos en los inicios de un gran cambio, análogo al de Internet a mediados de los ’90.

La principal tecnología es la blockchain, que permite conservar información de manera segura e inalterable. Esta información no se halla en ningún servidor, sino que está distribuida en miles de computadoras en Internet. Bitcoin, la primera blockchain, consiste en el registro de todas las transacciones de bitcoins que se han realizado. Sería como poner en una base de datos pública todos los extractos bancarios de la humanidad, que permite realizar transferencias sin depender de un intermediario como los bancos o Visa. Claramente el bitcoin, o alguna variante, puede transformar las transacciones financieras y algunas empresas ya están aceptando criptomonedas como medio de pago. Entonces, ¿esto quiere decir que debería aceptar bitcoins como medio de pago en mi empresa? En un contexto de inflación creciente podría ser muy atractivo, pero el valor del bitcoin es muy cambiante.

¿De dónde sale el valor del bitcoin? El bitcoin tiene mucho en común con el oro: es escaso ya que, por diseño, no habrá más de 21 millones; su valor no surge de un flujo de fondos sino de un cierto consenso tácito que lo empieza a considerar como reserva de valor, y, por último, no depende de ningún gobierno. Puede considerarse mejor que el oro en muchos aspectos, pero el oro le lleva 7.000 años de ventaja construyendo el consenso tácito. Sólo el tiempo dirá si puede convertirse en el oro digital.

Posiblemente tarde mucho tiempo en reducirse la variabilidad del Bitcoin como para servir de medio de pago. Para resolver esta dificultad se crearon las stablecoins, criptomonedas estables, que en su mayoría están atadas al valor del dólar. Podríamos considerarlas como dólares dentro del sistema cripto. Son una aplicación concreta de una tecnología que se agregó sobre la blockchain y tiene un potencial disruptivo aún mayor: los smart contracts.

Estos contratos inteligentes consisten en pequeños programas de computadora que se graban en la blockchain que son inmutables y con un comportamiento totalmente previsible. Pueden considerarse “contratos” de cumplimiento asegurado porque, una vez creados, su ejecución es inevitable.

Otro ejemplo de smart contracts son las “casas de cambio” automáticas. Por ejemplo, quien quisiera pasar de bitcoin a una moneda estable como el dólar, podría entregar sus bitcoins al contrato “casa de cambio” y éste le devolvería la cantidad de US$ adecuada al tipo de cambio del momento. Para que esto funcione debe haber algunos que provean la liquidez, aportando bitcoins y dólares a cambio de las comisiones que pagan los usuarios, todo manejado automáticamente por el smart contract.

Estas “casas de cambio” o Automated

Market Makers, son uno de los pilares de DeFi, Decentralized Finance: los servicios financieros ofrecidos a través de smart contracts.

El potencial de las blockchain, particularmente con el agregado de los smart contracts, es enorme. En las empresas puede ser tan pequeño como empezar a aceptar pagos en stablecoins, hasta convertirse en un componente de este naciente ecosistema. Basta pensar que empresas como Google y Amazon

Internet.• sólo tienen sentido con

La blockchain es el registro de todas las transacciones que se hicieron en esa moneda. Sería como poner en una base de datos pública todos los extractos bancarios de la humanidad.

Parecido y diferente.

El bitcoin tiene mucho en común con el oro: es escaso ya que, por diseño, no habrá más de 21 millones. Su valor surge de un consenso tácito y no depende de ningún gobierno. Pero el oro le lleva 7.000 años de ventaja construyendo consenso tácito.

Javier García Sánchez es Profesor Titular del área Dirección inanciera del IAE Business School, escuela de negocios de la Universidad Austral.

Fuente/Copyright: 02/05/2022 Revista Clarín - Pymes - Nota - Información General - Pag. 68