Novedades Artículos y opinión

La Nación

Generación centennial: qué sienten y a qué aspiran los chicos argentinos de 18 a 26 años

Una nueva encuesta revela los rasgos más característicos de este universo poblacional conformado por personas que nacieron a partir de 1996
Publicada 6 de julio

Los centennials, el universo poblacional conformado por personas que nacieron a partir de 1996, ya comenzaron a incorporarse al mundo laboral. En ese contexto, deben enfrentar grandes desafíos, más aún aquellos que viven en nuestro país, donde las crisis socioeconómicas se reiteran. Conocerlos, saber cuáles sus inquietudes y sus proyectos, resulta clave para comprenderlos.

La encuesta “Centennials 2022″, que fue realizada por la consultora Combo y contó con partners como Bumeran, Zonajobs, Konzerta, Multitrabajos y Laborum, brinda un panorama sobre esta nueva generación y su relación con el mundo laboral. La investigación se realizó desde enero hasta marzo de este año, entre más de 5700 personas de la Argentina, Chile, Perú, Bolivia, Paraguay, Ecuador, Venezuela y México.

“Lejos de formar una familia o tener mucho dinero, la mayoría de la generación centennial sueña con emprender, viajar por el mundo, trabajar de lo que les apasiona, siempre sabiendo que alcanzar sus objetivos requiere esfuerzo y dedicación. En el trabajo no les gusta que haya favoritismos, falta de comunicación y líderes poco empáticos. Priorizan un buen ambiente laboral, tener posibilidades de aprender, pero por sobre todo trabajar desde la ética y el respeto hacia las personas”, adelanta Carolina Borrachia, directora y fundadora de la consultora Combo.

Con respecto a la pandemia, para la generación centennial fue una oportunidad para aprender y vivir de manera diferente. “Admiran a sus familiares por su resiliencia y esfuerzo, por ‘seguir adelante más allá de los problemas’. Para la [también llamada] generación Z, los desafíos son oportunidades”, dice Borrachia.

Intereses, desafíos y aspiraciones

Lo primero que llama la atención al analizar el documento es que el 62% de los encuestados de la Argentina cuenta con estudios universitarios en curso; un 15%, con el secundario en curso o finalizado; un 12%, con estudios universitarios finalizados, y un 4%, con un terciario terminado.

Como se recordará, según una investigación realizada por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (ODSA-UCA) uno de cada cuatro jóvenes argentinos de entre 18 y 24 años no estudia ni trabaja.

Sobre sus sueños y aspiraciones, los encuestados en el país contestaron: viajar por todo el mundo (24%), trabajar de lo que elijan y más les guste (22%); ser feliz, tener éxito y lograr una estabilidad financiera para no tener que preocuparse por el dinero (14%). Luego, con un 9% de las respuestas, las aspiraciones son emprender, terminar los estudios y tener su casa propia. Por otro lado, solo el 5% dijeron querer emigrar.

¿Qué significa el trabajo en sus vidas? La mayoría de los centennials ven al trabajo de manera positiva. El 38% de los encuestados argentinos cree que trabajar significa un crecimiento personal y laboral, mientras que un 29% lo ve como un medio para ganar dinero.

Otro de los aspectos analizados por esta investigación fue la experiencia laboral. El 84% de los entrevistados en el país cuenta con experiencia laboral y el 16% restante nunca trabajó.

El informe también examinó dónde trabajaron los más jóvenes. La respuesta mayoritaria fue en compañías (64%); un porcentaje considerable (40%) trabajó en negocios pequeños de manera informal, mientras que un 19% dijo que haberlo hecho en un proyecto propio. En comparación con las otras naciones relevadas, nuestro país es el segundo con más informalidad laboral relevado en ese rango etario, solo detrás de Bolivia, donde representan el 51%.

Hacer cosas poco éticas, no sentirse bien en el ambiente laboral y no poder aprender son las tres cuestiones que más le molestan a esta generación en América Latina a la hora de evaluar el terreno laboral. Entre los argentinos “no sentirse a gusto en el lugar de trabajo” es lo que más les afectaría. “Trabajar con gente acomodada e incompetente” o personas “que no valoren el sacrificio y la experiencia en el puesto al que uno se postuló” fueron algunas de las razones que dieron los centennials de nuestro país como motivos de sentirse incómodos en su trabajo.

Los principales factores que más desmotivan a los jóvenes argentinos son, según la encuesta, la falta de comunicación y la sobrecarga laboral. Por el contrario, los principales aspectos que los motivan son el salario, el buen clima laboral, y un balance equilibrado entre la vida y el trabajo.

Ser autodidacta es otra característica de esta generación. En la Argentina, el 91% de los centennials sienten que lo son.

Limitaciones, obstáculos y proyectos

La falta de dinero o empleo (48%), la falta de experiencia laboral (46%) y la incertidumbre hacia el futuro (40%) son las situaciones que más los limitan, señalaron los chicos argentinos de la generación Z.

¿Cuáles son sus planes en el corto plazo? Trabajar (89%), estudiar o terminar sus estudios (85%) y ayudar a su familia (50%) son los principales proyectos de nuestros jóvenes. La mayoría de los encuestados, además, reveló que admira a un familiar, ya sea por su fortaleza, su resiliencia o por seguir adelante más allá de las adversidades.

Sobre el trabajo de sus progenitores, en general los participantes de América Latina afirmaron que sus padres disfrutan o han disfrutado de su empleo. Sin embargo, en la Argentina hay un dato que se destaca: el 38% de los entrevistados afirma que sus padres han disfrutado su trabajo y el mismo porcentaje cree que no lo han hecho.

También se les consultó por el impacto y significado del trabajo de sus familiares en sus vidas. Entre los centennials argentinos, el 82% sostuvo que para sus padres el trabajo significó sacrificio, esfuerzo y obligación; mientras que un 75% votó que fue para garantizarle un mejor futuro posible. Solo el 25% consideró que sus padres trabajaron por satisfacción personal.

“Las nuevas generaciones están llegando para revolucionar el mundo del trabajo. Hoy queremos disfrutar de lo que hacemos. Esto implica hacer lo que nos apasiona en entornos amigables. El clima laboral y la cultura de las organizaciones son cada vez más elementales para los talentos”, afirma Carolina Molinaro, gerenta de marketing de Jobint.

Además, Molinaro considera que para los centennials de la Argentina trabajar es sinónimo de crecimiento personal y profesional. “Esto quiere decir que ellos entienden el trabajo como parte de sus vidas y ven el crecimiento profesional ligado al personal”, agrega.

Julian Irigoin, profesor del IAE Business School, resalta la valoración de los centennials por la dignidad, el aprendizaje y el crecimiento personal como consecuencia del trabajo, y confirma que las empresas deberán estar atentas a ofrecer oportunidades consistentes con esas expectativas. “Los centennials, como también lo hicieron los milennials, han interpelado a las generaciones anteriores. Muchos de estos pasaron de la crítica y el escepticismo a implementar algunas de sus iniciativas. La pandemia, en ese sentido, aceleró cambios iniciados e impulsados por nuevas generaciones, pero adoptados por muchos más que ellos”, concluye.

Cintia Perazo
Ver nota original en La Nación