Novedades Artículos y opinión

DataClave

La economía se paralizó en julio y las perspectivas no son favorables para lo que resta del año

DATO NEGATIVO
El Indec informó que la actividad económica se estancó en el séptimo mes, si bien creció 5,6% en términos interanuales.
Publicado 26 de septiembre

El nivel de actividad económica registró durante julio un crecimiento del 5,6% respecto a igual mes del año anterior, pero se “estancó” en relación a junio.

Julio comenzó el sábado 2 con la renuncia de Martín Guzmán al frente del ministerio de Economía, y la asunción, dispuesta el domingo a la noche, de Silvina Batakis en un interregno que duró 25 días, hasta que fue reemplazada por Sergio Massa.

Durante ese mes, en el que la inflación llegó al 7,4%, la mayor en los últimos 20 años, el intercambio comercial cerró con un déficit de US$ 437 millones, que supero a los US$ 231 millones de junio.

Excepto las manufacturas de origen industrial, que aumentaron 0,6% sus cantidades, todos los demás rubros mostraron una fuerte retracción en sus volúmenes vendidos ante la corrida cambiaria que llevó el dólar de $ 240 cuando renunció Guzmán, hasta casi fin de mes, que llegó a $ 340, y precipitó la salida de su sucesora, Batakis.

Ahora en el proyecto de Ley de Presupuesto para el 2023, el ministerio de Economía ahora bajo la dirección de Massa, se mantuvo la estimación de 4% de crecimiento para este año, tal como la había calculado Guzmán, pero bajó a solo un 2% el aumento del PBI para el año próximo, lo que representaría un aumento por “arrastre estadístico”.

La consultora Orlando Ferreres había anticipado este “parate” en la economía al dar cuenta que su Índice General de Actividad tuvo un freno en julio, al retroceder un 0,3% respecto de junio.

Si bien el indicador arrojó que en el séptimo mes hubo un crecimiento del 5,9% interanual, “la actividad económica detuvo su crecimiento en los últimos meses y muestra claras señales de estancamiento”, por lo que el índice “se encuentra 1% por debajo del nivel exhibido al cierre del año pasado”, precisó Ferreres.

Para lo que resta del año, “no hay lugar para esperar una mejora de los indicadores” debido a que “el mismo proceso de ajuste restringirá al desarrollo de la actividad”, aseguró Ferreres.

Por su parte, el ex vice ministro de Economía, Juan Llach, consideró que “el gobierno argentino, con Sergio Massa actuando como Primer Ministro de hecho, puede ser que evite una profundización de la crisis y eventualmente, logre converger a menores tasas de inflación y a un crecimiento suave de la economía” el año próximo.

Sin embargo “para que eso se cumpla, hay que tener y dar a conocer un programa coherente y con apoyo político, del que hoy se carece”, dijo Llach, en el informe que elabora para el Departamento de Economía del IAE de la Universidad Austral.