Seguinos en

BAE Negocios

La inflación y las trabas al comercio, lo que más preocupa a las pymes argentinas

A pesar de todo, más de la mitad proyecta invertir.
16/08/2023 BAE - Nota - Negocios - Pag. 12
Publicado miércoles 16 de agosto de 2023

Pasadas las PASO y de cara a las elecciones presidenciales de octubre, la inflación y los obstáculos al comercio son las cuestiones que concentran la preocupación de las pequeñas y medianas empresas locales.

“Cuando hicimos la primera edición de este relevamiento, en el segundo semestre de 2021, las pymes se mostraban preocupadas, en primer lugar, por la inestabilidad de las reglas de juego, luego por la inflación y recién en tercer lugar por las trabas al comercio”, explicó Guillermo Fraile, director académico de los programas Business School del IAE.

En una encuesta realizada entre 425 pymes, llevada a cabo del 24 de junio al 3 de julio, el 34% de los consultados respondieron que su principal preocupación está asociada con la evolución del nivel general de precios. Por otra parte, un 29% contestó que su máxima preocupación son las trabas para la importación y exportación, mientras que la inestabilidad de reglas de juego (20%), la volatilidad cambiaria (10%) y la presión impositiva (7%) quedaron por detrás en la agenda de las pymes.

El 51% espera que los resultados sean peores

“Cuando hay inflación, los precios de los distintos bienes no aumentan todos en la misma proporción sino que algunos suben más que otros; entonces, la información financiera, aún la ajustada por inflación, no refleja la realidad y no sirve para la toma de decisiones. Las cifras no son comparables porque la estructura de precios relativos se distorsiona. Esto dificulta la toma de decisiones tanto de inversión como de financiamiento”, sostuvo Fraile, quien además es profesor titular del área de Dirección Financiera.

El especialista aseguró que los precios dejan de cumplir su función informativa si están cambiando continuamente, dificultando saber si los precios de un proveedor se tornaron altos en relación con los de sus competidores. “Por otra parte, se complica predecir los efectos sobre la demanda de una suba de precios de mayor o menor cuantía. Hay contratos que se rompen porque se deben renegociar los precios y se recortan los horizontes de planeamiento de las empresas”, agregó.

Exportaciones

“La inflación y las trabas al comercio exterior paralizan la gestión de las pymes y, en consecuencia, se frenan las inversiones por la falta tanto de recursos financieros como de materias primas para la producción. Sin inversiones no se generan nuevos puestos de trabajo”, explicó Fraile y añadió: “El empresario pyme tiene en su ADN una tendencia muy clara al crecimiento y la expansión, pero para crecer necesitan insumos y financiamiento. La inflación y las trabas a la importación son la amenaza más inmediata que enfrentan, a tal punto que superan otros aspectos tradicionalmente prioritarios, como la presión fiscal o el cambio de las reglas de juego”.

En cuanto a qué resultado esperan las empresa en los próximos seis meses, las expectativas, aunque similares a las del semestre pasado, son significativamente peores que las registradas durante el primer semestre de 2022. Casi la mitad (51%) de los encuestados consideró que los resultados serán los mismos; el 26% proyectó que serán mejores y 23% evaluó que empeorarán. Mientras que esos porcentajes eran de 46%, 41% y 13%, respectivamente, en el primer semestre de 2022 y 51%, 24% y 24% en el segundo. No obstante, las expectativas sobre la situación del país de cara a los próximos seis meses son un poco mejores que las evidenciadas en el primer semestre del año pasado: mientras que el 67% esperaba que la situación del país empeorara, ahora ese porcentaje bajó al 62%.

A pesar del pesimismo, el 54% de las empresas encuestadas dijo tener prevista alguna inversión relevante en activos fijos para los próximos doce meses, unos 8 puntos porcentuales más que durante el segundo semestre de 2022 y unos 5 puntos porcentuales más que en el primer semestre de 2022.