Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Artículo -
Publish in:Clarin

Un acuerdo internacional para el crecimiento inclusivo

El escenario global actual demanda la reconfiguración del mercado laboral. La inteligencia artificial, la robótica y la digitalización son innovaciones que están modificando la forma en que se organiza la producción.


El jueves 6 de septiembre el Business 20 organizó la segunda reunión del grupo de Empleo y Educación en la ciudad de Mendoza. Este encuentro significó la última instancia del ciclo de encuentros del Business 20, previa a la cumbre del 4 y 5 de octubre.

No es casual que la reunión que precede a la cumbre se haya centrado en las características del mercado laboral y en las necesidades en materia de infraestructura y currícula educativa de los diferentes países del G20. Uno de los tres ejes que la presidencia argentina del G20 estableció como principales temáticas fue el futuro del trabajo y su relación con la educación.

Desde el Business 20 asumimos como propia esta prioridad y organizamos la agenda del grupo (o Task Force, por su expresión en inglés) de Empleo y Educación haciendo énfasis en dos aspectos: el impacto del desarrollo tecnológico en los tipos de capacidades y puestos que demandan los distintos sectores de la economía y la necesidad de que los sistemas educativos brinden formación para las competencias requeridas por este cambio.

El jueves tuvimos la oportunidad de extender a los ministros de Empleo y de Educación del G20 la declaración en la que trabajamos junto con el Labour 20. El documento supone un esfuerzo de cooperación y consenso entre representantes de la comunidad empresarial y de organizaciones sindicales a nivel mundial. Además es un llamado a que los países del G20 avancen en la implementación de las políticas que alcanzaron consenso en los últimos ciclos.


En un curso del IAE y Singularity University, los ejecutivos experimentaron con realidad virtual y robótica.

La Organización Internacional del Trabajo prevé que este año el número de personas desempleadas ascenderá a 192 millones. Frente a esta estimación, es evidente que gran parte de los esfuerzos del G20 deben estar orientados a la creación de empleo. Desde el B20 y el L20 entendemos que la generación de puestos de trabajo requiere, a su vez, de estándares sobre calidad y formalidad. Por ello trabajamos en propuestas que impulsen la adhesión de las compañías a programas de formalización, el vínculo con agencias estatales e incentivos impositivos.

El escenario global actual demanda que se considere la reconfiguración del mercado laboral a partir del desarrollo de la economía digital y la industria 4.0. La inteligencia artificial, la robótica y la digitalización son innovaciones que están modificando actualmente la forma en que se organiza la producción y aquello que se produce. De acuerdo con un estudio reciente de la OCDE, los empleos que tienen más probabilidades de ser automatizados son realizados por los trabajadores que, a su vez, reciben menos capacitación.

Las innovaciones tecnológicas requieren modificaciones en los sistemas educativos con el objetivo de que las personas puedan adquirir las competencias necesarias para llevar adelante nuevas tareas. Otro de los puntos que expresa la declaración conjunta es la implementación de políticas que fomenten la inversión en infraestructura educativa y en estrategias de aprendizaje permanente.
A su vez, dado que los países que integran el G20 poseen distinto nivel de desarrollo, las estrategias tienen que ser diseñadas en función del contexto socio-productivo de cada uno de ellos. Frente a estos cambios en la lógica productiva, es necesario que los países del G20 articulen y actualicen sus sistemas de protección social para acompañar a la población en la transición hacia la economía digital y generar la adecuación necesaria de las normas laborales para asegurar más y mejor empleo que respete los derechos fundamentales en el trabajo.